Asociación de Empresas de Eficiencia Energética

UE, el Consejo aprueba la Directiva de Debida Diligencia de Sostenibilidad para las empresas

18/03/2024

 


Falta en los próximos días una última lectura por el comité jurídico del Parlamento Europeo. Lo habitual es que sea algo protocolario y el voto sea favorable

Esta nueva ley establece las reglas para las empresas de la Unión Europea y también para las que están fuera de ella, en relación con la mitigación de su impacto negativo en los derechos humanos y el medioambiente

Las empresas que cuenten con más de 1.000 empleados y un volumen de negocio de 450 millones de euros estarán obligadas a integrar la diligencia debida en sus políticas y sistemas de gestión de riesgos


El 15 de marzo de 2024 el Consejo UE ha aprobado la Directiva de Debida diligencia de las Empresas en Materia de Sostenibilidad, que se entiende que sólo se aplica a las organizaciones muy grandes —con más de 1.000 personas empleadas y un volumen de negocios anual superior a 450 millones de euros— con actividad empresarial en Europa.

Ya el 14 de diciembre de 2023 el Consejo y el Parlamento Europeo habían publicado una nota de prensa con su acuerdo, en principio definitivo. Sin embargo, la negociación se ha alargado y ha habido algunos cambios de última hora.

En los próximos días se abordará una última lectura por el comité jurídico del Parlamento Europeo. Lo habitual es que sea algo protocolario y el voto sea favorable, a pesar de que la Directiva es menos exigente respecto del proyecto original: por el número de sujetos obligados (un tercio del previsto inicialmente, véase el art. 2 que contempla empresas de más de 1.000 empleados y 450 millones de euros de facturación) y por añadir algunas garantías que dificultarían, al menos según distintas ONGs, la rendición de cuentas de ciertas grandes empresas.
 
Algunas empresas han manifestado su desconcierto con el texto al unir conceptos como el medioambiente y los derechos humanos en la misma norma legislativa, ya que normalmente los gestionan departamentos distintos. Con ello la nueva directiva obligará a garantizar una mayor coherencia en este sentido.
 
Para ello se basan en que la protección medioambiental tiene sus raices en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos. Así también lo refleja la Resolución A/RES/76/300 de la Asamblea General de Naciones Unidas confirmando su reconocimiento como derecho humano, una derivada natural de una práctica institucional y jurisprudencia consolidadas.
 
Novedades
 
Las empresas deben adoptar las medidas adecuadas para establecer y aplicar medidas de diligencia debida con respecto a sus propias operaciones, las de sus filiales, así como a sus socios comerciales directos e socios comerciales directos e indirectos en toda su cadena de actividades, de conformidad con las disposiciones de la presente Directiva. Pero la Directiva no debe exigir a las empresas que garanticen, en todas las circunstancias, que nunca se producirán impactos adversos o que éstos se detendrán. 
 
Esta nueva Directiva de Debida diligencia de sostenibilidad confirma varias tendencias de la gestión de la sostenibilidad corporativa:
  • la juridificación gradual de sus contenidos;
  • la consolidación de los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de la ONU y de las Líneas Directrices de la OCDE sobre Empresas Multinacionales, como los dos principales y más importantes estándares de soft law en la materia, a efectos de inspirar los procedimientos internos de las empresas;
  • la evolución de las políticas a los procedimientos. Ya no serán suficientes las políticas a modo de declaración de intenciones; se requiere demostrar que éstas se traducen en procedimientos trazables, medibles y verificables.
  • el enfoque de riesgos no financieros, y específicamente ESG con su fundamento jurídico global en los Derechos Humanos, una aproximación más universal y muy superadora de vaivenes políticos en cuanto a la mejor o peor acogida social de las expresiones «sostenibilidad», «ODS», etc.
  • la presencia, por primera vez, de un régimen sancionador conforme a los arts. 20 y siguientes. Sus garantías y operabilidad probablemente traiga algún problema y todas las partes interesadas deberán implicarse y ser escuchadas (administraciones, empresas, posibles afectados).
  • modifica la Directiva 1937 sobre canales de denuncias para que estos amplíen su campo de acción e incluyan estos temas.
  • alcance extraterritorial: afectará igualmente a las empresas de terceros países que operen en la UE y cumplan las condiciones de sus equivalentes comunitarias por tamaño y facturación.
  • los Derechos Humanos se incluyen en la nueva directiva. La Directiva tiene un enfoque general y, en la práctica de las empresas, conviene siempre recordar la interrelación e interdependencia de todos los Derechos Humanos. 
 
Cambio climático 
 
El control de la contribución de las empresas al cambio climático recibe una atención particular en el artículo 15 de la nueva directiva de debida diligencia de sostenibilidad corporativa.
 
Las empresas deberán contar obligatoriamente con un plan de transición cuyos plazos han de acompasarse a los objetivos generales de la UE («Ley europea del Clima»). Debe incluir plazos concretos de cinco en cinco años y abarcar los alcances 1, 2 y 3. Se pide concreción sobre las iniciativas que permitirán lograr dichos objetivos de descarbonización. Todo ello ha de fundamentarse en los denominados objetivos basados en ciencia o SBTI.
 
Queda en manos de los Estados miembros, en la transposición, valorar cómo se solicitará esta información y se verificará. La Directiva sí prevé que deben revisarse cada 12 meses con reportes de progreso. Uno de los desafíos principales para las empresas de esta envergadura será el control de su cadena de proveedores en el alcance 3 y qué herramientas pondrán a disposición al ser mayoritariamente PYMES sin mucha capacitación ni capacidades.
 
La gestión ESG de las cadenas de valor globales
 
La complejidad y fragmentación de las cadenas de valor hace que no sea fácil que las empresas conozcan el desempeño medioambiental y de derechos humanos de sus proveedores. Además, la directiva de debida diligencia de sostenibilidad plantea un concepto más amplio: "cadena de actividades".
 
En este sentido, iniciativas de digitalización de la gestión ESG serán cada vez más importantes. También las alianzas interinstitucionales, sectoriales y la colaboración público-privada. Además es necesario tener en cuenta también la Directiva de Reportes de Sostenibilidad Corporativa y el marco de las finanzas sostenibles.
 
Las empresas deben considerar que, en algunas áreas o en algunos Estados miembros, las obligaciones pueden ser mayores debido a legislación específica que vaya más allá de esta Directiva.
 
El texto publicado el viernes 15 de marzo de 2024, está disponible en el siguiente ENLACE

Fuente: news.asociacion3e.org

Noticias relacionadas

11/04/2024
Hobeen ayudará a los clientes de Neinor Homes a ahorrar hasta un 30% en su factura eléctrica gracias a su aplicación móvil

  De forma pionera en el sector,...
Seguir leyendo

11/04/2024
AENOR reconoce el compromiso de ahorro de Unieléctrica con el certificado ISO en Gestión Energética

La comercializadora de energía ‘predica’ con el ejemplo y amplía sus medidas...
Seguir leyendo

10/04/2024
Nuestra Ruta CAE llega a Santiago de Compostela el 23 de abril para divulgar los Certificados de Ahorro Energético

La jornada aportará la situacion actual del sistema CAE, sus implicaciones y beneficios con el objetivo de impulsar el mercado...
Seguir leyendo